Mochilas con gatos

Mochila gato, demuestra tu amor felino.

La mochila gato —o mochilas con motivos gatunos— son uno de los complementos femeninos que cada vez están más de moda, incluso llegando a alcanzar la categoría de must have para aquellas chicas —mujeres adultas, adolescentes y niñas— que no conciben la vida sin su animal de compañía favorito.

Las mochilas gato: el accesorio a la moda.

Gracias al boom de la moda gatuna acontecido durante los últimos años, la variedad de mochila gato en el mercado es vastísima. Pero si tuviésemos que organizar el gran catálogo y reducirlo a tan solo unas pocas categorías, podríamos decir que son dos los tipos de mochilas que marcan tendencia: aquellas que presentan relieves para mimetizar la forma gatuna, y aquellas otras que cuentan con dibujos o fotografías estampados.
Las primeras destacan, sobre todo, por ser mucho más llamativas a la vista. El cuerpo de la mochila suele ser la cara del gato —normalmente con expresión graciosa o adormilada—, y de este sobresalen pequeñas solapas que semejan las orejas y las patas del gatito. En algunos casos, podemos encontrar modelos en los que incluso sobresalen los bigotes y el rabo. Este tipo de mochila gato suele estar fabricado en polipiel o en cuero, siendo esta característica la que fundamentalmente determina el precio del artículo. Si quieres que la gente se fije en tu mochila, sin duda esta tipología satisfará tu deseo.
Por otra parte, encontramos la mochila gato que incorpora representaciones gatunas al clásico diseño de mochila normal. Obviamente, la variedad dentro de este grupo es infinita, ya que podemos encontrar tantos modelos como dibujos y fotografías de gatos existan. Además de la serigrafía y otros métodos de estampado, podemos encontrar mochilas cuyos motivos gatunos estén bordados, lo que suele encarecer un poco el precio. Si quieres llevar un accesorio que reivindique tu amor por los felinos de una manera más sobria, te aconsejamos este tipo de mochila.
No te pierdas nuestra selección de bolsos gatos así como monederos gato o vestidos gatunos.